El lugar donde trabajo

En varias conversaciones en Madrid salió el tema de donde tengo “las oficinas”. La calidad de mi lugar de trabajo es muy importante para mí; de hecho, trabajar donde lo hago ahora es la razón de que no me vaya al Parque Tecnológico de Andalucía, porque cobre más si realizo los proyectos en oficina de cliente, y por la que mi trabajo actual es muy agradable.

Mi casa tiene tres plantas. La tercera de ellas, está acondicionada como oficina, y es el lugar donde trabajo. No desperdicio el tiempo, por lo tanto, transladándome de casa al trabajo.

La oficina está en un ático abuardillado. Tiene 80m2. Según entras, de la planta media, atraviesas mi biblioteca; dejando a la derecha la mesa de pruebas de electrónica, y el televisor para videoconferencias; y a la izquierda el almacén.

Entrando ya en la parte habitable, tengo dos mesas: una para lectura y estudio -algo a lo que todo ingeniero dedica un porcentaje importante del día-, y la otra para trabajo y los ordenadores.

El mar no se ve en dos de las tres fotos, por efecto de la luz, ya que cuando saqué las fotos estaba de un azul muy luminoso; pero la línea del horizonte, con el mar, está a la mitad de la altura de la palmera más a la izquierda.

La mesa de estudio está a la izquierda; sentado en ella, hay una vista muy relajante. Las dos fotos están tomadas sentado en la silla, en la mesa, a la izquierda y al frente.

De esta vista a la izquierda se ve salir el sol; y las salidas de la luna son impresionantes.

A la derecha tengo dos puertas grandes de cristal; desde la que se ve otra vista espectacular. Es por donde se pone el sol.

Y estas son mis oficinas. Aún tengo que terminar de forrar las paredes de madera -lo que se ve en el techo y en las paredes son placas de poliestireno expandido-. Ahora, en pleno verano Malagueño, a temperatura máxima y con todo cerrado, estamos a 28º, que caen a 25º si abro la ventana y entra el aire. En invierno hacía algo de más frío -las temperaturas caían por debajo de los 20º-; aunque desde que monté los paneles de poliestireno, y el falso techo, la temperatura siempre se mantiene por encima de los 21º, hasta en las noches de invierno -ojo, hago trampa: ventanas y puertas llevan doble acristalamiento y cristal laminado-.

No negaré que montártelo por tu cuenta tiene sus ventajas. 😉

Semana en Madrid, iniciador, curso en la UNED

Esta semana ha sido muy movidita. He estado en Málaga, en Madrid y en Mérida.

No voy a entrar en todo lo que he hecho y con quién me he encontrado -no he parado-; pero sí quiero citar algunas cosas destacadas. No están todos los que son, pero si son todos los que están.

Mi primera actividad en Madrid he estado con Andrés Pérez, de Marca Propia. En persona es mucho mejor que en sus escritos, y eso que son muy buenos. Una pena que haya sido tan poco tiempo; no sabéis el lujo que tenéis en Madrid con una persona así. Andrés, la próxima entrada a mi blog será sobre mi oficina.

También he aprovechado para ir a comprar flechas. Encontré unas Easton Legacy 2117 Longbow 60-65#; de aluminio, imitación madera. Aproveché para comprarle los culatines, plumas naturales ralladas en blanco de 5”, puntas de 125 grains… el juego completo, vamos. La verdad es que las necesitaba: entre que abro 31” con el arco recurvado, y que he cambiado de arco hace poco a uno más potente, no había por Málaga como localizar flechas adecuadas. Vamos a ver como van estas.

He aprovechado también para pasar un buen rato con David Guerrero, de EmpotraSys, y después hemos ido a Iniciador. Terminé hasta las tantísimas con Lucas Rodríguez, de Nevant. Dos estupendas personas.

En Mérida he estado muy bien, con los buenos amigos de estos saraos, en el curso de la UNED “Conocimiento y software libre: aspectos tecnológicos y sociales”. Pasando los días en compañía de gente de la talla de Rafael Pastor, Rodrigo Trujillo, Chris Fanning o Juanje Ojeda. Este tipo de eventos te permite decir muchas cosas. Espero que mi parte del curso haya hecho remover conciencias.

Finalmente, unas declaraciones mías en el curso han salido a prensa, y parece que los medios se están haciendo eco de la noticia:1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, y 17, por poner algunas fuentes.

Hay que respetar al Poder

Y es que algunos no se enteran que con el Poder -el de verdad, el que se escribe con mayúscula- no se juega; y si no, siempre están los tribunales para recordárnoslo. El que manda, manda. Y el resto, a pagar el arativum.

Aprovecho estas líneas para alabar el profundo dominio de la filosofía de Ramoncín, las ingentes capacidades de Teddy Bautista, recomendar a ambos para el premio Nobel, y que la SGAE sustituya a las Naciones Unidas, pero con poderes ejecutivos. Que todos los señores de la tierra tengan que ser aprobados por un cónclave de altos cargos de la SGAE, que nos iluminan con su intuición y su sabiduría. La canonización automática de todo miembro de la junta directiva, portavoz, o ejecutor de la SGAE. Y que la SGAE pueda cobrar impuesto por aquellas tecnologías que le apetezcan.

Ah. Perdón. Esto último ya lo hacen. Bueno; mantengo todo lo demás.

Actualización:En un minuto ya he tenido que moderar dos comentarios. Vista la sentencia, aplicaremos el criterio de libertad de expresión expresado en sentencia por el Juzgado de Primera Instancia nº 52; y sobre la SGAE -en adelante SG*E; puesto que no tomaremos el nombre de Dios en vano-; y sólamente se permitirán comentarios adecuados sobre dicha entidad benefactora del orden mundial a la que todos le debemos tanto.

Ejemplo de comentarios admitidos: “La SG*E salvará nuestras almas”, “La SG*E es el fin último del universo”, “La SG*E es la cima y el culmen de toda ciencia y arte”, “Ramoncín es la mayor figura literaria de todos los tiempos”, “Pau Dones tiene en sus canciones la mayor riqueza léxica de la historia de la música universal”. Cualquiera en la línea sí será publicado.

No pongo ejemplos de comentarios no admitidos, puesto que estoy muy feliz en mi casa y no me apetece emigrar a China, donde probablemente si pudiera poner otro tipos de comentarios.